En:

Limpieza de la griferia negra

list En: Blog grifería comment Comentario: 0 favorite Golpear: 45

La grifería es uno de los elementos de tu baño que mas utilizas, un grifo se utiliza cada día. Nos permite lavar y limpiar, pero a menudo se convierte en «víctima» de la suciedad. Con las manos dejamos restos de grasa, partículas de suciedad y otras marcas, especialmente los depósitos de cal. Dejarla sucia durante largos períodos de tiempo puede hacer que pierdan su brillo o su atractivo natural, además de aumentar las posibilidades de contaminación por microbios.
La limpieza de la grifería de tu baño puede ser difícil debido a su acabado y, a menudo, a su forma incómoda para limpiar a fondo.. Lo recomendable es limpiarla al menos 2 veces por semana, por lo que lo mejor será hacerte con procedimientos y técnicas simples y rápidas que te permitan mantener tus grifos limpios sin invertir mucho esfuerzo.
Aquí le mostraremos cómo limpiar, quitar la cal y cuidar la grifería de forma correcta y sostenible. Presta atención a los siguientes consejos, y la limpieza y el cuidado de la grifería pasarán a ser una cuestión menor.

1º. paso: para limpiar la superficie de la grifería lo mejor es usar un paño suave de algodón (humedecido solo si es necesario). Frotando ligeramente ya se elimina la mayor parte de la suciedad sin dañar el material. No utilice esponjas abrasivas, ni cepillos.

2.º paso: los restos de cal se depositan mayormente en las esquinas y las juntas. Utilice un limpiador suave a base de ácido cítrico. No rocíe el concentrado directamente sobre la grifería, sino sobre un trapo.

3.º paso: el llamado aireador se quita de forma sencilla para realizar la limpieza. Si lo sumerge en agua caliente con un poco de limpiador, los depósitos se disuelven tras unos diez minutos.

4.º paso: lave la grifería a fondo con agua limpia.

5.º paso: repita una vez más lo indicado en el primer consejo, para eliminar por completo posibles restos del producto de limpieza y dar a la superficie un acabado brillante.

Un consejo más: limpie al mismo tiempo el lavabo y el caño. Y todo relucirá otra vez a la par.

Recomendamos a nuestros clientes utilizar un producto de limpieza suave a base de ácido cítrico, que ofrece varias ventajas: los concentrados de uso corriente con gran poder de limpieza irritan a menudo las manos y los ojos, pueden causar alergias y enrojecer las pieles sensibles. Algo similar ocurre con el grifo. Su material también sufre el ataque de productos químicos demasiado fuertes. En un primer momento, los daños pasan desapercibidos, pero incluso arañazos microscópicos o abrasiones superficiales llegan a opacar el brillo. A largo plazo, la suciedad y la cal pueden depositarse cada vez más en esos puntos. Además, los productos de limpieza suaves son más compatibles con el medio ambiente.

Si vive en un lugar donde el agua es dura, es probable que se formen depósitos de cal. Evite restos secando brevemente la grifería, a ser posible, después de cada enjuague o cada lavado. De esta forma elimina el agua corriente antes de que se formen depósitos.

La grifería es uno de los elementos de tu baño que mas utilizas, un grifo se utiliza cada día. Nos permite lavar y limpiar, pero a menudo se convierte en «víctima» de la suciedad. Con las manos dejamos restos de grasa...

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre